El juego del Blackjack fue nombrado por primera vez en el siglo 15 en la obra Rinconete y Cortadillo escrita por Cervantes en 1601, lo que convierte al blackjack en uno de los juegos más antiguos de los casinos. Por entonces denominado veintiuno, es hoy en día uno de los clásicos de los casinos mundiales, esta guía le propondrá las cosas que hay que saber. El blackjack se juega con varias o una baraja de 52 cartas y tiene un objetivo bastante sencillo. Los jugadores juegan en contra del crupier, y el objetivo es, mediante la suma de las diferentes cartas, llegar a un valor lo más cercano posible a 21 sin superarlo. Primero el jugador apuesta una cantidad, inmediatamente, se le entregan dos cartas boca arriba. El crupier, por su parte, recibe solo una carta boca arriba. Es entonces cuando el jugador tiene la opción de plantarse o pedir una nueva carta para acercarse al máximo valor. Las cartas están numeradas dependiendo de qué número tengan impresas en ellas, las que están boca abajo tienen un valor de 10 y los ases valen de 1 a 11, dependiendo de la necesidad del jugador. Si en algún momento del juego el apostante supera 21 cuando pide una carta extra, pierde y el crupier recibe la apuesta inicial. Si el jugador se planta no recibirá cartas extra; solo entonces el crupier saca cartas para llegar a 21, pero siempre con unas condiciones específicas. Si su mano tiene un valor de dieciséis o inferior, el crupier debe pedir cartas hasta alcanzar una suma entre 17 y 21. Si la mano del jugador se acerca más a 21 que la del crupier ganará. Y, de otra forma, perderá si su valor es menor que la del crupier. Se paga 2 a 1 la mano ganadora, es decir que el jugador recibirá 2€ por euro apostado. Generalmente, los jugadores con menos experiencia se mantienen a distancian de las jugadas arriesgadas ya que así disfrutan más de la partida. Aunque esto es cierto, si quiere disfrutar verdaderamente del juego y tomárselo algo más en serio hay muchas otras tácticas que puede usar que le ayudarán a mejorar su juego:

  • Doblar: El jugador puede doblar su apuesta después de recibir las dos primeras cartas si según él tiene muchas posibilidades de ganar. Cuando uno dobla debe luego pedir otra carta más, no importa si se excede 21, si se está seguro como para doblar uno no puede plantarse.
  • Dividir: Si un jugador recibe dos cartas iníciales con el mismo valor, por ejemplo 8-8, puede elegir si quiere dividir. Es entonces cuando las dos cartas se separan y cuentan como dos manos distintas, además de añadir una apuesta más, equivalente a la apuesta original. El crupier debe entonces repartir una carta a cada mano y el jugador jugarlas por separado.
  • Plantarse: Si el jugador, tras recibir sus dos cartas del crupier, decide que no tiene ninguna posibilidad de victoria puede decidir plantarse, con ésta acción cede la mitad de su apuesta inicial al crupier, peo se asegura no perder todo en la mano si lo ve poco probable.
  • Apuesta Segura: Si el crupier recibe un AS en su primera carta el jugador tiene derecho a realizar una nueva apuesta, pero solo hasta un máximo de la mitad de su apuesta original, que sirve como seguro de blackjack, ya que el crupier tendría un 30% de hacer blackjack. Este tipo de apuesta paga 2 a 1, a 2€ por cada euro apostado.